Archivos para la categoría: Reflexión

Desapareces un día y pasas una eternidad sin dar noticias, como si quisieras que nadie supiera de ti.

Y así es, nadie tiene noticias de ti hasta pasado bastante tiempo; ni qué es de tu vida, ni cómo estás, ni con quién estás, ni si sigues viva.

Hasta que vuelves a dar conmigo, como si todo este tiempo no hubiera pasado, como si nada hubiera ocurrido en esta eternidad.

Y actúas como siempre. Y te acercas como siempre.

Y estamos como siempre, geniales, estupendos, radiantes.

Y ocurre lo de siempre.

De nuevo, te alejas como siempre. Tras unos días o semanas como siempre, te alejas.

Y estoy harto de que todo sea como siempre…

Anuncios

Demasiadas ideas, proyectos e intenciones…
Un único camino…
Una sola oportunidad…
Un solo resultado…

El hombre fuerte solo será así una vez haya aprendido a confiar en sí mismo, a desconfiar de los demás y a encontrar una pasión que le dure por siempre.

Persistencia es esa piedra en la que después de caer dos veces, sigues intentando saltarla una y otra vez, hasta que al final lo consigues…

Eso haré, persistir… las oportunidades no llegan solas si no que hay que salir a buscarlas, es la única forma conseguir mi propósito… aunque no sepas que ese propósito eres tú y tan solo lo intuyas…

No entiendo tantas cosas, tantas circunstancias que se dan cada día, tantas situaciones vividas…
No entiendo quien desaprovecha miles de oportunidades sin ni siquiera valorarlas.
No entiendo quien muerde la mano del que le da de comer.
No entiendo deja pasar un tren tras otro esperando no se qué.
No entiendo a los indecisos, ni a los dubitativos, ni a los vacilantes.
Tampoco a los de personalidad cambiante.
No entiendo a quien desaparece de tu vida sin dar más explicaciones.
No entiendo el narcisismo.
Ni el egocentrismo
No entiendo la verdad sin mentira.
No entiendo el silencio, ni lo que conlleva a la hora de una decisión.
No entiendo el cambiar de rumbo una y otra vez sin una causa justa.
No entiendo el no. Tampoco el simple sí.
No entiendo las decisiones tomadas a la ligera.
No entiendo a la sociedad de hoy en día.
No entiendo la realidad.
No entiendo la amistad sin amor, ni el amor sin amistad.
No entiendo a las mujeres.
No te entiendo.

Por no entender, ni me entiendo yo mismo…

La ignorancia del hombre es su debilidad y a la vez lo que le hace valiente para continuar.

Antonio Hdez.

Tal vez, tan solo tal vez, una caída pueda significar una vuelta a empezar.

Una renuncia a lo anterior, una nueva vista hacia nuevas metas que alcanzar, nuevos objetivos que fijar.

Tal vez, una caída nos ayude a reemprender un viaje olvidado o un camino dejado, o solo a hacernos ver lo pasado.

Tal vez, una caída sea el fruto de nuestro error. Tal vez un error que pudo ser evitado de haber sido más meditado.

De experiencia hablan cuando, en realidad, a errores se refieren.

Pero, tal vez, no deba ser una caída el motivo a renunciar.

Tal vez, una caída puede abrirte los ojos para seguir luchando por ese objetivo.

Tal vez, un “no” no es la respuesta que desencadena una caída.

Tal vez, un “no” no me haga darme cuenta.

Tal vez, la caída no fue lo suficientemente fuerte y alta.

Tal vez, el “no” no fue suficientemente rotundo.

Tal vez, queda siempre una mínima esperanza, una posibilidad, por escasa que sea. Puede ser probable.

Tal vez, tal vez, tal vez… Tal vez es el hombre el único animal capaz de tropezar dos veces en la misma piedra…

El capricho…
Qué es el capricho…
Qué es eso que tanto es capaz de atormentar…
Idea o propósito que uno se forma sin razón aparente…
Es sin duda impaciente, imparable, impulsivo… irracional…
Es eso que congela al momento…
Es eso que se te aparece en los sueños…
Es eso que te despierta a medianoche…
Es eso que ni te deja dormir de noche ni te deja vivir de día…

Qué es el capricho…
Sin duda, el capricho eres tú… y yo el más caprichoso del mundo…

Y apareció… apareció un día… sin importar ni el cuando ni el como, sin importar el porqué…

Y lo consiguió… consiguió hacerse un hueco en mi vida, ser parte de ella…

Y sucedió… sucedió en mi vida un cambio, me hizo pensar, decidir, reflexionar…

Y sentí… sentí miedo, dolor, incertidumbre, amor… sentí desamor, desesperanza

Y desapareció… desapareció de mi vida, tal como vino, sin importar ni el día ni el como desapareció… desapareció lentamente, y con ella el dolor, pero no la incertidumbre, ni el amor, ni el miedo… no desapareció el miedo, tan solo cambió de forma…

Y pasó el tiempo… pasó de una forma más lenta de lo habitual, sin que acontecieran sucesos importantes…

Y apareció… apareció de nuevo… de nuevo, sin importar ni el como ni el porqué, pero apareció…

Y sentí… sentí esperanza, amor… volví a sentir, a renacer

Y sentímiedo, incertidumbre… sentí dolor

Y sentí… sentí de nuevo como antes… volví a renacer…

Y siento… siento… siento armonía, plenitud, compenetración, esperanza… felicidad…

Y siento miedo… miedo a perderla de nuevo…

Y es que hay veces, que del más mísero grano de arena, hacemos una montaña…

Y es que hay veces con pequeños detalles, se construye un mundo…

Y yo  quiero construir tu mundo…