Vienes y te vas.

Vuelves y vuelves a irte.

Me miras y bajas la mirada.

Apareces y desapareces.

Vuelves y te vas.

Te vas y vuelves.

Esto no hay bicho humano que lo entienda. Me hablas de que todo está bien y al siguiente día desapareces.

Me hablas de que todo está mal y al siguiente día, vuelves.

Me gusta tu sonrisa sí,pero sinceramente,no sé si lo único que quieres es enseñarme los dientes.

Yo me estoy haciendo cada vez más fuerte,y tu,tu sigues a lo tuyo… Con tu bipolaridad,esa que no me deja soñar.

Me dices que quieres verme y a la vez no me vas a ver.

Dime tú,cuanto puedo seguir así.

Las conversaciones escritas nunca han sido para dos tontos como nosotros,lo sé. Dime que vas hacer.

Al final acabaré yendome a la fuga,o quizá,sea tan inutil de quedarme aquí,esperando a ese día impar en el que volverás. Para luego irte.

No sé si esto es bueno,mi cremallera tiene agujetas,y mi cabeza está cansada.

Que yo siempre he tenido vértigo.

Me hablas de Destino y Casualidad. Para luego irte. Aunque  después vuelvas,te vuelves a ir.

Esto es así. Juego y razón. Razón y juego. Y tu con ese jet  lag,del cual siempre tendrás.

Me hieres mucho.

Anuncios

Tal vez, tan solo tal vez, una caída pueda significar una vuelta a empezar.

Una renuncia a lo anterior, una nueva vista hacia nuevas metas que alcanzar, nuevos objetivos que fijar.

Tal vez, una caída nos ayude a reemprender un viaje olvidado o un camino dejado, o solo a hacernos ver lo pasado.

Tal vez, una caída sea el fruto de nuestro error. Tal vez un error que pudo ser evitado de haber sido más meditado.

De experiencia hablan cuando, en realidad, a errores se refieren.

Pero, tal vez, no deba ser una caída el motivo a renunciar.

Tal vez, una caída puede abrirte los ojos para seguir luchando por ese objetivo.

Tal vez, un “no” no es la respuesta que desencadena una caída.

Tal vez, un “no” no me haga darme cuenta.

Tal vez, la caída no fue lo suficientemente fuerte y alta.

Tal vez, el “no” no fue suficientemente rotundo.

Tal vez, queda siempre una mínima esperanza, una posibilidad, por escasa que sea. Puede ser probable.

Tal vez, tal vez, tal vez… Tal vez es el hombre el único animal capaz de tropezar dos veces en la misma piedra…

El capricho…
Qué es el capricho…
Qué es eso que tanto es capaz de atormentar…
Idea o propósito que uno se forma sin razón aparente…
Es sin duda impaciente, imparable, impulsivo… irracional…
Es eso que congela al momento…
Es eso que se te aparece en los sueños…
Es eso que te despierta a medianoche…
Es eso que ni te deja dormir de noche ni te deja vivir de día…

Qué es el capricho…
Sin duda, el capricho eres tú… y yo el más caprichoso del mundo…

Y apareció… apareció un día… sin importar ni el cuando ni el como, sin importar el porqué…

Y lo consiguió… consiguió hacerse un hueco en mi vida, ser parte de ella…

Y sucedió… sucedió en mi vida un cambio, me hizo pensar, decidir, reflexionar…

Y sentí… sentí miedo, dolor, incertidumbre, amor… sentí desamor, desesperanza

Y desapareció… desapareció de mi vida, tal como vino, sin importar ni el día ni el como desapareció… desapareció lentamente, y con ella el dolor, pero no la incertidumbre, ni el amor, ni el miedo… no desapareció el miedo, tan solo cambió de forma…

Y pasó el tiempo… pasó de una forma más lenta de lo habitual, sin que acontecieran sucesos importantes…

Y apareció… apareció de nuevo… de nuevo, sin importar ni el como ni el porqué, pero apareció…

Y sentí… sentí esperanza, amor… volví a sentir, a renacer

Y sentímiedo, incertidumbre… sentí dolor

Y sentí… sentí de nuevo como antes… volví a renacer…

Y siento… siento… siento armonía, plenitud, compenetración, esperanza… felicidad…

Y siento miedo… miedo a perderla de nuevo…

Y es que hay veces, que del más mísero grano de arena, hacemos una montaña…

Y es que hay veces con pequeños detalles, se construye un mundo…

Y yo  quiero construir tu mundo…

A veces pienso que podría hacer cuanto me propusiera, que podría ser capaz de construir un camino…
A veces digo lo que pienso, pequeñas palabras capaces de construir emociones
A veces hago lo que no soy capaz de decir ni pensar, dejando que sea la pasión la que actúe por mi…

Otras veces, sin embargo, ni pienso ni digo ni hago… tan solo sueño

¿Qué esperas de tu amor?
¿Qué llame de nuevo a la puerta
como si no hubiera tormenta
y no haya habido dolor?

¿Qué esperas de tu amor?
¿qué olvides lo ocurrido
como problema del destino
y no haya habido dolor?

¿Que sean el tiempo y el olvido
los que irrumpan en el camino
borrando huellas de un amor
marchito como una flor?

¿Qué esperas, amor?

Continuo con la serie de canciones que han marcado mi vida…
La segunda entrega es esta, y será la más rockera de todas…:

• Algún día, de Skizoo

Leer el resto de esta entrada »

Quiero ser cielo y mar…
Quieres ser mar y cielo…
Quiero ser Tierra y Luna…
Quieres ser Luna y Tierra…
Quiero ser el eco de tu voz…
Quieres ser la voz de mi eco…
Quiero ser agua, fuego y aire…
Quieres ser fuego, aire y agua…
Quiero ser feliz…
Quieres ser feliz…
Te quiero


¿De verdad he de continuar?

Esto creo que puede tener cabida en un blog como el mío…

Ya que para mí es tan importante la música que en momentos de vacío interior consigo llenarme con ella…

Así que, aquí el primer volumen de las canciones que a lo largo de mi vida, o en algún determinado momento, me han sido necesarias…

  • Standby, de Extremoduro 
  • Estrella, de Despistaos 
  • Turnedo, de Iván Ferreiro 
  • Don’t cry, de Guns N’ Roses 
  • Sigues estando (en mi vida), de Saratoga 
  • Best of you, de Foo Fighters 
  • Amor se llama el juego, de Joaquín Sabina 

De momento éstas valdrán… Continuaré…