Es ahora, casi un año y medio después, cuando me dispongo a iniciar este blog…

El tiempo que me ha faltado, las reflexiones que no había pensado, las experiencias que no había vivido, los sentimientos que no había encontrado me habían impedido empezarlo de una manera “correcta”.

Pero ahora, me veo con ganas. Puede ser el momento perfecto para comenzar, y ese momento es el que necesitas desahogarte por todo lo que llevas dentro, y esa es la situación.

Así, sin más dilación, comenzamos