Mira fíjamente cómo pasa…
Obsérvala…
Su belleza tiene algo de sobrenatural, algo que te deja boquiabierto, atónito, sin poder reaccionar a su paso.
Tu palabra se entrecorta al intentar dar respuesta a la suya. Es lo que piensas que sucederá si te decides a hablarle.

Es nueva en la facultad. Se mueve por ella con la lentitud normal de su inexperiencia.
No se hace notar y eso es algo que a mí me llama especialmente la atención.

Intento recabar información sobre ella… nada del otro mundo, con su nombre me bastaría… es lo único que de momento necesito…

Creo que ha llegado el momento de comprobar si mi voz efectivamente se entrecortará o no…