Archivos para las entradas con etiqueta: Vida

Persistencia es esa piedra en la que después de caer dos veces, sigues intentando saltarla una y otra vez, hasta que al final lo consigues…

Eso haré, persistir… las oportunidades no llegan solas si no que hay que salir a buscarlas, es la única forma conseguir mi propósito… aunque no sepas que ese propósito eres tú y tan solo lo intuyas…

Anuncios

No entiendo tantas cosas, tantas circunstancias que se dan cada día, tantas situaciones vividas…
No entiendo quien desaprovecha miles de oportunidades sin ni siquiera valorarlas.
No entiendo quien muerde la mano del que le da de comer.
No entiendo deja pasar un tren tras otro esperando no se qué.
No entiendo a los indecisos, ni a los dubitativos, ni a los vacilantes.
Tampoco a los de personalidad cambiante.
No entiendo a quien desaparece de tu vida sin dar más explicaciones.
No entiendo el narcisismo.
Ni el egocentrismo
No entiendo la verdad sin mentira.
No entiendo el silencio, ni lo que conlleva a la hora de una decisión.
No entiendo el cambiar de rumbo una y otra vez sin una causa justa.
No entiendo el no. Tampoco el simple sí.
No entiendo las decisiones tomadas a la ligera.
No entiendo a la sociedad de hoy en día.
No entiendo la realidad.
No entiendo la amistad sin amor, ni el amor sin amistad.
No entiendo a las mujeres.
No te entiendo.

Por no entender, ni me entiendo yo mismo…

A veces sueño con ser un Peter Pan… un simple niño sin preocupaciones…
Añoro muchos de esos momentos en los que solo se le veía y comprendía el lado bueno a las cosas…
Pensar como pasaba cada día, sin importar el anterior, sin que importara que ocurrió o que dejó de ocurrir.
Añoro aquella inocencia, tanto propia, como ajena. La ausencia del sentido del ridículo. El actuar sin perseguir un fin.
Añoro aquellas amistades inocentes, que solo eran eso.

Pero en realidad lo que más añoro es poder decir lo que siento por alguien sin miedo a lo que puedan sentir por mí…
Añoro el no confundir lo que siento…

Y si lo añoro, es porque ahora lo hago…

Y apareció… apareció un día… sin importar ni el cuando ni el como, sin importar el porqué…

Y lo consiguió… consiguió hacerse un hueco en mi vida, ser parte de ella…

Y sucedió… sucedió en mi vida un cambio, me hizo pensar, decidir, reflexionar…

Y sentí… sentí miedo, dolor, incertidumbre, amor… sentí desamor, desesperanza

Y desapareció… desapareció de mi vida, tal como vino, sin importar ni el día ni el como desapareció… desapareció lentamente, y con ella el dolor, pero no la incertidumbre, ni el amor, ni el miedo… no desapareció el miedo, tan solo cambió de forma…

Y pasó el tiempo… pasó de una forma más lenta de lo habitual, sin que acontecieran sucesos importantes…

Y apareció… apareció de nuevo… de nuevo, sin importar ni el como ni el porqué, pero apareció…

Y sentí… sentí esperanza, amor… volví a sentir, a renacer

Y sentímiedo, incertidumbre… sentí dolor

Y sentí… sentí de nuevo como antes… volví a renacer…

Y siento… siento… siento armonía, plenitud, compenetración, esperanza… felicidad…

Y siento miedo… miedo a perderla de nuevo…

Esto creo que puede tener cabida en un blog como el mío…

Ya que para mí es tan importante la música que en momentos de vacío interior consigo llenarme con ella…

Así que, aquí el primer volumen de las canciones que a lo largo de mi vida, o en algún determinado momento, me han sido necesarias…

  • Standby, de Extremoduro 
  • Estrella, de Despistaos 
  • Turnedo, de Iván Ferreiro 
  • Don’t cry, de Guns N’ Roses 
  • Sigues estando (en mi vida), de Saratoga 
  • Best of you, de Foo Fighters 
  • Amor se llama el juego, de Joaquín Sabina 

De momento éstas valdrán… Continuaré…

A veces, pienso que…
A veces pienso que nada es como antes, que todo cambia con el paso de cada día…
A veces pienso que cambian todas las personas de mi alrededor, que su personalidad varía a medida que pasan las horas…
A veces pienso que el que cambia soy yo, que no soy como antes, que no soy el que era…
A veces me pregunto que es de mí, pero no encuentro respuesta válida…
A veces pienso que debería dejar de pensar, dejar de preguntarme preguntas sin aparente respuesta…

Pero no es a veces, sino siempre, cuando pienso que nada de esto es real…

Nada ha cambiado, todo sigue igual…
Nadie ha cambiado, todos siguen siendo los mismos…

Pero…
No dejaré nunca de ser yo mismo…
Nunca dejaré de preguntarme acerca de mí mismo…
Nunca dejaré de preguntarme preguntas sin respuesta…

Porque eso es, en parte, mi vida… es el sentido que yo le doy a una pequeña porción de ella…
Y quien no sea capaz cuestionarse a sí mismo no abandonará jamás la ignorancia en la que vive inmerso…

“Bienvenido a mi mundo, (…) considero a todos los que nunca han pasado por él unos ignorantes…”